top of page
  • DB Arquitectos

Cómo saber cuándo necesitas a un arquitecto

Cuando se tiene en mente realizar un proyecto una de las principales incógnitas es si es necesario o no contratar un arquitecto. Para resolver esta duda, en este artículo se abordarán aspectos que definen si es necesaria la intervención de un arquitecto.


Antes de comenzar, es pertinente establecer cuál es el quehacer del arquitecto. Aunque muchas veces el arquitecto es retratado como todólogo esto dista de la realidad ya que, como en todas las profesiones, existen especialistas para cada área. A grandes rasgos, el arquitecto es el profesional que se encarga de construir espacios en base a un diseño arquitectónico.

Como se mencionó anteriormente, hay una serie de factores que intervienen en la decisión de si es necesario contratar un arquitecto o no, revisémoslos:

1. Cuando una obra es mayor o menor La escala del proyecto hace referencia a qué tan grande o pequeño es el proyecto que se va a realizar y esto es en base a unas condicionantes. La obra mayor se puede considerar aquella que requiere plantear una configuración arquitectónica y por lo tanto un juego de planos. Este tipo de obras pueden ir desde remodelaciones hasta proyectos urbanos de ciudad y es de vital importancia que sea llevado a cabo por un profesional como un arquitecto.

A veces resulta difícil determinar cuando una obra es mayor o menor y en estos casos el mejor curso de acción es consultarlo con un profesional de la construcción, un arquitecto.

Por otro lado, una obra menor son cambios que quizás puede hacerlos uno mismo (DIY), nunca busca cambiar la configuración arquitectónica ni presentar desafíos constructivos específicos o complejos. Este tipo de obra pueden ser cambios en acabados como cambiar el piso o procesos constructivos menores como bardear un terreno.

2. Cuando buscas el óptimo funcionamiento de tus espacios La función es de los aspectos más importantes de la arquitectura y está presente en todas partes. Un negocio, casa, hotel, oficina o cualquier edificio con vocación específica tiene una manera de funcionar de acuerdo a las actividades que se desarrollan ahí. El arquitecto cuenta con los conocimientos, la experiencia y las bases de investigación que le permiten determinar de qué manera funciona cada una de las cosas que solicita un proyecto. La construcción informal, aunque es muy común en México, no es la mejor opción debido a la falta de conocimientos de dimensiones, procesos, actividades de los espacios y puede o no presentar errores, causando disfuncionalidad.

En la arquitectura hay un dicho muy popular: "La forma sigue a la función" este dicho hace referencia que a pesar de que la estética es importante la función es primordial.

La mejor manera de tener un buen proyecto arquitectónico y funcionamiento es a través de la elaboración de un proyecto hecho a la medida en base a las necesidades del cliente, sus deseos y aspiraciones. No hay dos personas iguales en este mundo y esto aplica también en la arquitectura y proyectos. Un ejemplo es una casa donde cada familia tiene una manera distinta de funcionar y vivir, que no es igual en otro lado.

3. Cuando solicitas certificaciones tanto nacionales como internacionales Es común que cuando se tiene alguna empresa o negocio, tanto internacional como nacional, que requiera ser certificado se pidan ciertos documentos técnicos como planos, levantamientos y detalles de los espacios. Este tipo de documentos solamente pueden ser elaborados por un profesional y especialista en la materia, ya que estos son necesarios para el diseño y construcción de los proyectos. En muchas ocasiones, la construcción informal puede parecer la mejor opción para obras que parecen no tener mucha dificultad técnica. Usualmente se consulta con un maestro albañil, el cual se basa en un criterio empírico y no tiene el mismo rigor que un arquitecto para elaborar planos. La carencia de estos documentos técnicos entorpece, dificulta y en muchas ocasiones no permite la obtención de estas certificaciones que requieren de una alta precisión en cuanto a lo técnico-constructivo.

4. Cuando quieras gastar menos dinero Contrario a la creencia popular, en muchas situaciones el contratar un arquitecto te puede generar un ahorro en el proyecto. Al desarrollar un proyecto arquitectónico, es posible realizar una cuantificación y posterior presupuesto detallado de toda la obra. Este presupuesto se convierte en la herramienta y guía principal tanto para el cliente como para el arquitecto y en base a este se pueden tomar decisiones que reduzcan los costos. Al estar involucrado en la construcción y a través de su experiencia, un arquitecto puede buscar los mejores proveedores y servicios de construcción, negociar con ellos y buscar la manera de ajustarse a las finanzas del cliente. El problema de la construcción informal es que carece en muchos casos de estas cotizaciones detalladas, ya que se basan en planos de un proyecto. Si no hay proyecto arquitectónico es difícil tener un presupuesto específico y detallado de la obra. De igual manera, en la ejecución del proyecto los arquitectos tienen el conocimiento para generar programas de obra y poder identificar cuáles serán las tareas más complicadas que pueden llegar a necesitar más tiempo y recursos. Al identificar esto, el arquitecto puede preverlo, evitando retrasos y teniendo la capacidad de generar ahorros.

5. Cuando quieres una construcción duradera La arquitectura puede ser planteada de muchas maneras, pero lo ideal es cuando se plantea buscando la atemporalidad. Esto es que a pesar de que pasen los años, las modas y las tendencias, la arquitectura sigue hablando por sí sola y es adecuada para sus tiempos. Esto no hace referencia a que el edificio puede durar muchos años, ya que esto puede aplicar a cualquier tipo de construcción, esto es más en el sentido de que la arquitectura trascienda de su época. Lo anterior no se puede lograr con la construcción informal porque en muchas instancias se sigue una tendencia pasajera o que esta de moda actualmente. El arquitecto es capaz de hacer que una edificación siga siendo contemporánea en cualquier época que se observe, a través del uso de materiales y técnicas constructivas específicas.

6. Cuando buscas una arquitectura con carácter El carácter en la arquitectura hace referencia a un concepto muy básico: que sea lo que aparenta. Que una casa parezca una casa, que un restaurante se vea y sea como un restaurante. Esto no quiere decir que entra en categorías genéricas de edificios, sino que el edificio habla por sí solo y da a entender lo que sucede a su interior. Muy a menudo vemos edificios o construcciones informales que aparentan ser una cosa y son totalmente lo opuesto al interior. La arquitectura debe de ser de una fácil lectura, que con sencillez y con rapidez se pueda identificar qué es el edificio y qué sucede al interior. Los arquitectos desde el comienzo son enseñados a traducir esto de una manera perfecta sabiendo cuál es el carácter de cada edificio.

7. Cuando quieres calidad en los espacios que vas a habitar Los arquitectos están especializados en el diseño de espacios habitables y todos los aspectos que involucran para que sean cómodos. Un espacio habitable es aquel donde desarrollamos cualquier actividad del día a día como estudiar, trabajar, comer, dormir; en otras palabras, es el espacio donde vivimos.


Todo lo que nos rodea es arquitectura y la calidad de esos espacios determina nuestro estado de ánimo y hasta nuestra calidad de vida. Si constantemente nos vemos rodeados de espacios con una mala calidad, nuestra vida y entorno experimentarán las consecuencias. Aspectos como la iluminación y ventilación natural, confort térmico, buen funcionamiento y la estética, son fundamentales para la calidad de un espacio y frecuentemente son pasados por alto por el usuario. Un arquitecto tiene el conocimiento de dimensiones, actividades, cualidades espaciales y demás factores que ayudan a en conjunto crear un espacio de calidad.


Estos son los principales factores que determinan si es necesario contratar a un arquitecto o no. No obstante, solamente es una guía y en muchas ocasiones hasta las obras menores pueden ser supervisadas y asesoradas por arquitectos. Nosotros en DB Arquitectos estamos seguros que el acercarse con un arquitecto para consejos básicos, aunque sea muy pequeño el proyecto, será beneficioso. Esto es debido a que el punto de vista vendrá de un especialista con conocimientos en la materia y seguramente tendrá el mejor de los resultados.


Escrito por Antonio Del Bosque Alcalá y Juan Pablo Carneado Trejo

Comments


bottom of page